¡Por fin lo tenemos aquí! A continuación os dejamos los tres ganadores del concurso (Des)propósitos 2019. ¡Consulta si has sido ganador!

LOS PASTELES DE LA IRA (1r premio)

1 de enero de 2019. Le echo un vistazo al listado de propósitos que no voy a cumplir. No lo hago sola: me acompaña una bandeja de pasteles para celebrarlo como es debido.

1.- Gimnasio (escrito con letra pequeña que augura un futuro poco prometedor). Este punto se merece una milhoja.

2.- Olvidarme de mi ex. Demasiado tarde, el alcohol del 31 dejó en su Whatsapp varios audios. Lo que me lleva al punto tres con un Cheesecake.

3.- No autoflagelarme. Por desgracia, antes de borrarlos, los escuché (paré al quinto “te quiero”). Bienvenido, Tiramisú.

4.- Nada de concursos literarios. Efectivamente, este punto se merece el resto de la bandeja. Espero que el próximo año empiece mejor.

RESISTENCIA (2º premio)

1 de enero de 2019. Le echo un vistazo al listado de propósitos que no voy a cumplir.

Recuerdo que hice lo mismo el año pasado. Por aquel entonces, yo ya había muerto. Pero centrémonos en cosas importantes: según la RAE, un propósito es el ánimo de hacer o no hacer algo. Sonreiría si aún tuviese boca y pienso que tal vez no he infringido la definición. Es irónico que haya tenido que disolverme para ello. Miro mi lista de este año, que es la de ella. Lucía. Escalo su hombro y noto como se eriza en un escalofrío. El espejo no me ve, ella tampoco. Primer elemento de la lista: olvidarle. Todavía me niego a desaparecer.

 MALDITOS GIGANTES (3r premio)

1 de enero de 2019. Le echo un vistazo al listado de propósitos que no voy a cumplir:

Hablar. A este paso no hablaré jamás. ¿Cómo deciros que me dejéis en paz, que este juicio

constante me absorbe toda esperanza?

Caminar. Quién pudiera marchar como vosotros, devorando el espacio de la cuna a la cocina en

una hazaña inalcanzable para el que se arrastra como un perro parapléjico.

Bellacos. Sin escrúpulos, recordáis cada día mis fracasos: “¡Arriba y de pie, otro pasito para papá,

otro para mamá!”.

Malditos gigantes, esclavistas, ojalá ser como vosotros: libres de propósitos imposibles,

asquerosamente felices, sonriendo incluso los días que me meo en vuestra cama.

Me dais ganas de vomitar.

¡Hola! Para entrar en esta web tienes que ser mayor de 18 años.

Por favor, verifica tu edad

- -